Nueva Orleans cambia al caer la noche....
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Cuentacuentos a las ocho en punto [Katherine, Gabriel]
Vie Oct 03, 2014 6:13 am por Gabriel Korben

» Rose Williams [En construccion por dudas]
Vie Nov 11, 2011 6:40 pm por Rose Williams

» Registro de Avatar
Vie Nov 11, 2011 6:35 pm por Rose Williams

» The show must go on {Gilly Gloom}
Dom Sep 04, 2011 5:51 pm por thomas vitriol

» Holas
Dom Jul 03, 2011 9:11 pm por Adrianne

» Registro de Raza
Mar Mayo 10, 2011 10:47 pm por Xhexgold

» Registro de Grupo
Dom Abr 24, 2011 5:25 pm por Voodoo Queen

» El lobo y la cervatilla
Lun Ene 10, 2011 8:00 pm por Aileen Bulhonteön

» Las personas de mi vida
Lun Dic 20, 2010 2:35 pm por Tara Castel

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic  Image and video hosting by TinyPic

Comparte | 
 

 Axel A. Anderson

Ir abajo 
AutorMensaje
Axel A. Anderson
Dmentia
Dmentia
avatar

Mensajes : 12
Puntos : 27
Fecha de inscripción : 22/09/2010

MensajeTema: Axel A. Anderson   Dom Sep 26, 2010 1:45 am


Nombre y apellidos:
Axel Ayrton Anderson

Apodo:
Cualquiera al que él le de el visto bueno.

Raza:
Vampiro.

Tipo:
Dementia.

Edad:
Sesenta y nueve originales, veinte aparentes.

Grupo:
Independientes.

Profesión:
A veces trabaja como actor de teatro, otras, como el típico mago con chistera en el circo, todo sería normal, pero los trucos de este joven suelen ser sádicos.


Descripción Física:
A simple vista, este muchacho es más o menos normal. Una piel pálida cubre completamente todo su cuerpo, quizá sea debido a su condición de vampiro o a que el sol no suele honrar con su presencia a los habitantes de Nueva Orleáns.. Sus no demasiado grandes orbes son de un color verde intenso, tan profundo que cuando alguna mirada se pierde en la suya, le cuesta encontrar la salida, bueno, en realidad no pasará nada de eso, pues él suele llevar gafas de sol. Su rostro es aniñado, a pesar de los veinte años, bueno, los sesenta y nueve que en la mayoría de las personas dejan una marca. Y sí, él es alguien en quien todos esos años no han decidido dejar ningún recuerdo que desee hacerse ver. Su pequeña nariz, sus orejas normalitas, su corto y peculiar cabello... Sí, todo normal, o al menos para los que no conozcan bien a este tipo.
Un tatuaje de un tamaño no demasiado grande adorna el pecho de Aaric. Otro de un tamaño más grande está situado en su brazo derecho, y otros muchos más por ahí desperdigados, como la ropa sucia de después de ir a correr, aunque el muchacho eligió muy bien donde se iba a hacer los tatuajes. Sí, no encontró ningún inconveniente en pasarse horas eligiendo donde colocar todos y cada uno de los dibujos hechos con tinta dentro de la piel que hoy adornan su esbelto y aparentemente, y solo aparentemente, delicado cuerpo. Efectivamente, el cuerpo del muchacho es de todo menos frágil. Su condición de vampiro le ha convertido en un ser ligeramente superior a los humanos. Sin embargo no es más que una hormiga insignificante comparado con otros vampiros cuya “vida” comenzó hace más de quinientos años.
Bueno, y generalmente usa ropa que no sea demasiado “penosa” le gustan las camisas, los vaqueros, etc... Pero puede ser que cuando lo veas sea en una función de teatro, actuando como cualquier personaje que pueda ocultar su rostro fácilmente y que a la vez participe lo suficiente en la obra para calmar su aburrimiento.

Descripción Psicológica:
Y sin más dilación, os presento a… ¡Axel!
¿Queréis conocerlo?

Este “joven” podría pasar perfectamente por un elegante caballero de la realeza que ama la educación, el orden y las personas adineradas, y a la vez por un loco cuyos gustos son un tanto sádicos, que se dedica a dar tumbos por las calles de la ciudad imitando ciertas veces a cualquier personaje de teatro que ha logrado despertar un interés que se esconde en su corazón. La locura, oh, sí, la locura es su dueña. Lo controla, lo maneja, lo utiliza, lo ocupa; vive es su interior. Siempre, siempre, hará cosas extrañas, elegantes, hasta cierto punto, pero extrañas. Cosas que quizá llamen la atención de la gente, pues pueden ser desde tumbarse en medio de la carretera por aburrimiento, hasta ir cogiendo diferentes objetos que estén tirados por la calle para luego confeccionar otros. Pero a el le importa un pepino lo que la gente pueda pensar, ver o escuchar. No le importa nada. No le importa estar loco, es más, le gusta. Sí, le gusta. Y no solo le gusta, ¡Le encanta! Pues puede ponerse a reír como un borracho en medio e la calle y la gente solo pensará que es lo que parece. Y como a él le importa más bien poco todo, pues arreglado. Su comportamiento generalmente es digno de alguien cuya locura es más grande que una vaca que se ha hinchado de comida, pero no por ello pueden darse casos en los que se comporte como un hombre cuyos modales son muy apropiados, que sabe tomar té y comer pastas educadamente, pasear con una mano en la espalda junto a una bella dama -a la cual después seguramente devorará por aburrimiento-, y besar la mano de la madre de dicha señorita. Sí, como hemos mencionado antes.

Su carácter puede resultar algo atrevido. ¿Por qué? Pues porque si se aburre, o simplemente, le apetece, se acercará a cualquier persona que logre llamar su atención para charlar, o hacer cualquier cosa, pero en casi ningún caso será besar a esa persona, aunque sea una chica de las más guapas, no la besará, pues ella podría descubrir sus colmillos, y eso es un riesgo que no hace falta correr. Hablamos de desconocidas, si es una chica a la que conoce, pues perfecto, pero llevará cuidado, por si acaso. Valentía, también hay mucha de esa en su interior, y no, dentro de él no hay una ciudad española. No tiene miedo de nada. Si se le planta delante un tío/a con más músculos que un guerrero de un juego de rol, pues se joderá y peleará con todas sus fuerzas, aunque sepa que tiene todas las de perder. Y si su rival le vence, alzará la cabeza y lo aceptará con honor.
Acompañando a la valentía de antes, viene un lote de cabezonería y de las grandes. También un poco de orgullo y ganas de llevar siempre la razón, aunque esto último no le hace falta demasiado, pues pocas veces alguien tiene la oportunidad de contradecirle cuando dice algo, ¿por qué? Porque ese algo siempre es cierto.
Casi nunca miente, pero de vez en cuando dice alguna que otra mentirijilla piadosa, claro que no miente sobre cosas que son importantes para él.
Ah, he olvidado mencionar que este tipo no es nada desconfiado. La vida le ha enseñado que tendría que serlo, pero nadie puede hacerle demasiado daño y si se da el caso de que alguna “persona” puede llegar a matarlo, pues hala, que lo mate, pero que no se olvide de que Axel peleará hasta el final, y no se rendirá jamás. Esa es otra, si comienza a hacer cualquier cosa, y por lo que sea, no logra hacerla, seguirá intentándolo hasta que lo logre, y no aceptará ayuda a cambio.
Como también hemos dicho antes, es muy orgulloso para llegar a reconocer algo que ha hecho mal. Si está hablando con alguien sobre algún tema en el que él resulta ser el malo, cambiará de tema rápidamente, y te aseguro que lo logrará de la forma más disimulada posible.

Cuando nos referimos al amor… es algo un tanto distinto con respecto a todo lo demás, pero no es como lo típico de la gente que no se puede enamorar porque su único amor de la infancia no le correspondió. Sí, es capaz de enamorarse, como cualquier otro, a pesar de que como la mayoría de la gente, su único amor de la infancia no le correspondió. Lo cierto es que él es más de atracción, pero como hemos dicho antes, sí, puede enamorarse.

¿Queríais conocerlo, no? Pues espero que con estas líneas os hagáis una idea de cómo es, pero tendrás que estar a su lado mucho tiempo si de verdad quieres llegar a saber su verdadera personalidad, pues no es algo fácil.

Gustos y preferencias:
Ama el teatro.
Leer novelas.
La sangre, obviamente.
Ver sufrir a la gente.
La locura; su dueña.
Tumbarse tranquilito en el parque a observar el cielo nocturno.
El contacto físico.
Romper ventanas.

Miedos, manías y fobias:
Miedos:
A quedarse sin humanos a los que matar.
Que le salga mal alguna actuación.

Manías:
Morderse el labio inferior.
Arrancar las hojas de los árboles, una a una.
Soplarle al cabello de la gente cuando se aburre.
Rascarse el cuello.

Fobias:
La luz del sol.

Habilidades de Combate:
Patadas, puñetazos... básicamente es lo único que necesita para hacer daño a alguien, a no ser que ese alguien sea más poderoso de lo previsto. Puesto que sus capacidades físicas son algo mayores que las de los humanos, resulta difícil de dañar por uno de estos. Lo cierto es que puede derrotar también a otras personas, pero de todas formas no le gusta demasiado tener que pelear demasiado tiempo, pues eso puede llegar a debilitarlo.

Armas:
Dos piernas, dos brazos, dos puños y un par de colmillo capaces de dejarte seco. ¿Te parece poco?

Manejo del Don:

Debido a la joven edad que tiene este vampiro, el manejo de su don no puede ser demasiado perfecto. Puede lograr que una persona entre en un estado de locura extremo, pero solamente a una persona, no puede transmitirlo a más de una persona, pues aún es joven comparado con otros vampiros.


Historia:
Aquel pacífico día de verano de hace sesenta y nueve años, el telón de abrió para dejar que sus padres pudiesen observar al bebé recién nacido. Comenzó su vida, su historia. Lloró y se movió vigorosamente, estaba ansioso por comenzar a explorar ese nuevo mundo, un mundo que no era el vientre de su madre, si no que era algo más: Un mundo lleno de gente, de bebés como él y de muchas cosas más. Y transcurrió toda su infancia conociendo el nuevo mundo, comenzó a gatear, a pronunciar malamente algunas palabras, más tarde comenzó a caminar y aprendió a hablar bien, como cualquier niño normal. Siempre fue muy travieso, algo que a sus padres les entorpecía algo, pero en cierto modo a ellos les gustaba que su hijo fuese activo, alegre y que disfrutase de todo. Siguió viviendo, en su casa situada en Nueva Orleáns junto a sus progenitores.

La adolescencia. Oh, esa etapa de la vida en la que lo único que piensas es en estar cerca de personas de sexo opuesto, que tonteas con cualquiera y que pasas de estudiar. Que eres rebelde y te escapas de casa para ir de fiesta. Bueno, pues en aquellos tiempos no era justamente así, pero algo similar. Axel tuvo que soportar a un par de chicas que discutían por él, pero le interesaban, a él le interesaba otra chica. Una que conoció gracias a otro amigo que era como su hermano. Esa otra chica logró que su corazón latiese fuertemente. Y sí, se enamoró. Desgraciadamente, ese amor no era correspondido. No, esa chica no le quería a él. Pasó ocho largos meses enamorado de ella, pero al final, terminó por olvidarla, la sacó de su vida, como pudo. No fue fácil, pero era lo mejor.
Los años siguientes transcurrieron bastante tranquilos, ningún imprevisto. Su padre tenía éxito en el mercado, y la pequeña tienda de antigüedades de su madre tenía muchos clientes amantes de esos objetos.
Entonces una pasión despertó en el corazón de Axel, sobre los quince años. Le ofrecieron apuntarse a una función de teatro junto a sus amigos, y sorprendentemente, le salió todo muy bien. Le gustó tanto que comenzó a participar en algunas otras situaciones. Se convirtió en una afición. Junto a sus amigos, ensayaba algunas obras y charlaba, reía, paseaba.
Una de esas tardes, tres amigos, incluyéndose él mismo, fueron a un parque a charlar y esas cosas que hacen los amigos cuando quedan. Allí, en el parque, no podían hacer prácticamente nada, pues todo estaba lleno de niños jugando y molestando, así que decidieron subirse a un árbol tranquilamente. Y en la copa del árbol estuvieron toda la tarde. Cuando llegó el anochecer descendieron, pero desafortunadamente, uno de sus dos amigos, cayó desde el árbol y murió a causa del fortísimo impacto. Un trauma para Axel y su otro amigo, pero él no se iba a rendir, ni iba a caer en la depresión, y siguió adelante, animando a la otra persona que había presenciado la muerte de el que había sido como su hermano.


Así pasaron dos años. Un prometedor día de primavera, él, con dieciocho años ya, participó en una obra de teatro muy especial a la que asistieron cientos de personas. Él tenía el papel protagonista, pues era de los mejores. La obra narraba la vida de un joven que siempre había sido muy atento y buen chico. Un día, el protagonista de la historia pierde a sus padres, los cuales estaban contagiados por una enfermedad desconocida que no tardó demasiado en acabar con sus vidas. La obra fue un gran éxito, tanto, que Axel ganó unas monedas que le dieron de propina, aunque el se ofreció a participar en la obra sin cobrar nada.
Llegó a su casa, y descubrió que sus padres habían caído gravemente enfermos, nadie sabía por qué, pero la enfermedad desconocida consumía sus fuerzas poco a poco. Los cuidó todo lo que pudo, pero un par de días después, murieron. Axel se había quedado sin padres a causa de una puñetera enfermedad. La muerte de sus padres dos años después que la de su mejor amigo, le traumó, y lo peor fue que sus padres habían llegado a su final de la misma forma que los de la obra de teatro que interpretó días antes. Pero siguió adelante, trabajando en la tienda de su madre y como actor de teatro, junto a algún que otro amigo que quedaba vivo. Desgraciadamente, la mayoría de obras que realizaba, se hacían realidad. Si en una obra él caía enfermo, pues en la realidad también, todo eso pasó durante dos años, los dos años que su vida siguió siendo normal. Acabó loco, completamente loco, debido a que todas las obras de teatro que interpretaba se hacían realidad, sí, casualidad, pero casualidades terroríficas. Temía que todo siguiese ocurriendo, e incluso tenía sueños terroríficos, y su vida era tan penosa e inútil, que enloqueció. Incluso se planteó suicidarse. Esa idea le pareció la correcta y decidió llevarla a cabo. Sí, cogió una cuerda resistente y se dirigió al parque. Allí la ató a un árbol, concretamente al mismo del que había caído su amigo años antes, y rodeó su cuello con ella.
Cuando se dispuso a apartar la caja a la que estaba subido para morir, una sombra se acercó rápidamente a él. Resultó ser una mujer. Parecía maravillada al observar al muchacho cuyo estado de locura era descomunalmente grande. Le dijo alguna que otra cosa, como por ejemplo que sería un desperdicio suicidarse. Reía histéricamente en muchas ocasiones, logrando sarcasmo en sus frases. Axel seguía hablando, contando, pero no a ella, o quizá sí, las muchas cosas malas que le habían pasado, y preguntado por qué a él. Entonces la mujer se acercó a él y lo mordió, si lo mordió, pues no era una mujer normal y corriente, era una vampira y el muchacho le había parecido muy, pero que muy interesante.
El viejo telón se cerró, y todos pensaron que la vida del muchacho había acabado.

Y entonces, esa vieja y gruesa tela, empezó a abrirse de nuevo...
Axel la miró atónito. Ella comenzó a explicarle todo lo que tenía que saber. Desde que ella era Dementia, hasta que tendría que tener cuidado con la luz del sol y algunas otras cosas. En ese momento si que estaba loco, muy loco, demasiado. Dementia se marchó, y él se quedó en el parque toda la noche, refugiado del sol que por la mañana aparecería, debajo de un banco. No quiso irse a su casa.

Por la noche del día siguiente, allí estaba ella, sentaba sobre el banco bajo el que él reposaba. Habló con ella, y comprendió todo lo que le llevaba el ser un vampiro. Ella le explicó como manejar el don, y como hacer muchas cosas más. Por suerte o por desgracia, solo tuvo que encontrarse con ella algunas veces más para perfeccionar todo.

Y de aquello hace ya cuarenta y nueve años. Todos esos días los ha pasado en Nueva Orleáns. Vivió unos años en la casa donde se había criado, y de vez en cuando, sigue yendo allí. Nadie la ha derribado porque está a las afueras de la ciudad y a la mayoría de la gente le da miedo acercarse a ese lugar.
No ha pasado nada que realmente llame la atención del muchacho, pero hay algo que sucedió hace seis años que logró despertar su interés:
Paseaba por la calle, aburrido, y vio a un borracho que resultaría interesante matar, pues su mujer le intentaba ayudar y ella parecía no ser normal. Intentaron defenderse, pero murieron enseguida en las manos del “joven”. Cuando estaba a punto de irse, encontró a una joven adolescente lanzándole unas puntas de hielo sin siquiera tocarlas. Poderes. No le hizo ningún daño, pues sus ataques eran patéticos, pero Axel no la mató a ella, le dio pena, y sintió curiosidad al ver a la joven intentando defender a sus padres. Le gustaría encontrar a esa chica, pero es una casualidad prácticamente imposible.
Axel agita la cabeza al recordar aquella noche. Sonríe y se marcha del lugar, caminando tranquilamente a seguir con su vida, sin la necesidad de sentir cientos de miradas clavadas en él gracias a que el telón que se abrió cuando el nació, se está cerrando de nuevo.

Familiares:
Jack Anderson. Padre. Mercante. Fallecido a los 53 años.
Jacqueline Anderson. Madre. Dueña de una pequeña tienda de antigüedades. Fallecida a los 53 años.

Otros:
Es Heterosexual.
Es zurdo


Última edición por Axel A. Anderson el Dom Sep 26, 2010 3:03 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Simona Ivanova
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 396
Puntos : 561
Fecha de inscripción : 24/06/2010

MensajeTema: Re: Axel A. Anderson   Dom Sep 26, 2010 1:46 pm

A veces trabaja como actor de teatro. Bien pero otras veces que (?) Recuerda que los que están en el grupo de los independientes son personas que se ganan la vida de manera ilegal, por tanto tienes que añadir algo mas a esa profesión tuya o meterte en otro grupo.
Cuando tengas eso me avisas e iré con lo demás.


★ Averigua de mi pasado por mi Ficha Relaciones Personales ★

By Oni *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axel A. Anderson
Dmentia
Dmentia
avatar

Mensajes : 12
Puntos : 27
Fecha de inscripción : 22/09/2010

MensajeTema: Re: Axel A. Anderson   Dom Sep 26, 2010 2:13 pm

Oh, es cierto, no me acordaba de que tenía que tener una profesión ilegal. Ya está puesto, siento las molestias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ashura Ananasi
Ananasi
Ananasi
avatar

Mensajes : 27
Puntos : 49
Fecha de inscripción : 10/08/2010

MensajeTema: Re: Axel A. Anderson   Dom Sep 26, 2010 4:07 pm

Bienvenido.Cierro.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Axel A. Anderson   

Volver arriba Ir abajo
 
Axel A. Anderson
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cambio de Look [Axel - Lucien]
» Ropa Seca [Axel] [+18]
» Necesito un sanador [Axel]
» Vuelta a casa - [Akemi/Tanner/Axel/Roger]
» ¿Amigos o enemigos? [Akemi, Axel, Jimmy]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Lune Noire :: El Personaje :: Expediente-
Cambiar a: