Nueva Orleans cambia al caer la noche....
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Cuentacuentos a las ocho en punto [Katherine, Gabriel]
Vie Oct 03, 2014 6:13 am por Gabriel Korben

» Rose Williams [En construccion por dudas]
Vie Nov 11, 2011 6:40 pm por Rose Williams

» Registro de Avatar
Vie Nov 11, 2011 6:35 pm por Rose Williams

» The show must go on {Gilly Gloom}
Dom Sep 04, 2011 5:51 pm por thomas vitriol

» Holas
Dom Jul 03, 2011 9:11 pm por Adrianne

» Registro de Raza
Mar Mayo 10, 2011 10:47 pm por Xhexgold

» Registro de Grupo
Dom Abr 24, 2011 5:25 pm por Voodoo Queen

» El lobo y la cervatilla
Lun Ene 10, 2011 8:00 pm por Aileen Bulhonteön

» Las personas de mi vida
Lun Dic 20, 2010 2:35 pm por Tara Castel

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic  Image and video hosting by TinyPic

Comparte | 
 

 Gabriel Stewart

Ir abajo 
AutorMensaje
Gabriel Stewart
Elementalista
Elementalista
avatar

Mensajes : 9
Puntos : 18
Fecha de inscripción : 26/09/2010

MensajeTema: Gabriel Stewart   Dom Sep 26, 2010 10:28 pm


Nombre y apellidos: Gabriel Stewart
Apodo: -

Raza: Humano
Tipo: Elementalista de Fuego

Edad: 26

Grupo: La Secta Roja
Profesión: Informante, estafador y todo lo que sea sacar beneficio para los suyos utilizando sus habilidades de persuasión y manipulación.


Descripción Física:
Con 1,85 de estatura y complexión delgada, ha logrado aún así mostrar un cuerpo atlético y algo fibroso. Tez morena (sin llegar a ser muy oscura) y cabello negro, que le llega hasta debajo de las orejas, a veces algo despeinado. Ojos oscuros y penetrantes, dotándole de una mirada enigmática y muchas veces hechizante, y rostro algo afilado, adornado por una barba y perilla bien cuidadas.

Presenta varios tatuajes en los brazos, los significados de los cuales alterarían a más de uno. Suele vestir con prendas holgadas, pantalones caídos, camisetas de tirantes o sudaderas, en tonalidades oscuras, aunque también abunda el rojo. Sin embargo, si la situación lo requiere, sabrá ir echo un pincel, demostrando así que el resto del tiempo no le da la gana preocuparse por su aspecto.

Atractivo en general, sabe reforza esa impresión mediante los aires de dejadez que siempre le acompañan.

Spoiler:
 

Descripción Psicológica:
Dentro de los de su grupo resulta bastante peculiar: No es demasiado cruel o sanguinario (ojo, he dicho que no lo es demasiado, eso no quiere decir que no lo sea en menor medida) ni posee una ansia de sangre atroz. Más bien lo suyo es de darse a los vicios, hacer el mal incluido (al fin y al cabo, a más corrupción e inmoralidad, más se divierte), y siendo lo que es los tiene todos permitidos.

De cara a los demás suele mostrarse indiferente y pasota, recurriendo al humor ácido, las ironías y el tocar los cojones siempre que puede. Tiene mucha labia y poder de persuasión, mostrando un atractivo aire de chulería y dejadez. Con las mujeres sabe ser el seductor perfecto (o el grosero más insoportable si le da por ahí, todo depende de lo que le cause mayor entretenimiento), y la verdad es que no suele desaprovechar la ocasión de demostrarlo. En resumen, un vividor en toda regla… Pero todo esto es pura fachada. Sencillamente se muestra así para ser subestimado, y dar el golpe en el momento oportuno, siendo mucho más peligroso de lo que su apariencia y actitud denotan.

Tras esa máscara, oculta una inteligencia y astucia bastante interesantes. El verdadero Gabriel es así, manipulador y buen jugador de las cartas que tiene, porque la persuasión, en efecto, no viene solo de fachada. Persistente y rebuscado, no desiste hasta que encuentra la clave para alcanzar lo que quiere, aunque muchas veces sea por cabezonería. Todo esto le ha convertido en un estafador nato, con dotes de “actor” más que útiles para los suyos. Y es que él considera que la violencia y la sangre no son el único método para lograr las cosas, y que muchas veces mediante el engaño y la palabrería es suficiente, aunque si no hay más remedio, accederá a mancharse las manos.

Aunque el objetivo de sus “hermanos” no le obsesiona, sí que lo comparte, primero porque le conviene si quiere seguir beneficiándose de ciertas comodidades, incluso seguir con vida, y segundo porque el poder significa mayores ventajas para él. Sin embargo prioritariamente busca el ir ascendiendo y ganarse méritos por sus actuaciones, para que en un futuro sean ellos quienes dependan de él y no a la inversa.

En realidad no hace nada de esto por maldad, ni por ansias de destrucción, sino porque ha aprendido a sobrevivir de esa manera, y porque considera que en el fondo todos son iguales, solo que demasiado hipócritas para mostrarlo... Bajo su punto de vista todo el mundo es corrompible, los principios no cuentan cuando alguien sabe ponerte en bandeja aquello que más te tienta o lo que más ambicionas. No cree que realmente haya personas buenas, o que la moralidad de estas sea real. No cree en la rectitud, en la confianza, o en la justicia. No ha sido educado para creer en ello, ni nadie le ha demostrado lo contrario. Por tanto se mueve por sus propios intereses, por lo que le pueda permitir seguir viviendo de forma comoda o por lo que crea que necesita para conseguir algo. Así sobrevive, y así es su filosofía hoy día, que si bien no le aporta felicidad, si le hace salir de su aburrimiento rutinario, encontrar entretenimiento y, sobretodo, satisfacciones.


Gustos y preferencias: Darse a todos los vicios posibles. La música. Tocar el piano (algo que no suele compartir con nadie). Jugar a las cartas (y apostar, claro). Las mujeres… ¿Algo más? Ah, sí: tocar los cojones.
Miedos, manías y fobias:
Su principal pánico, y aquel que jamás reconocerá, es el llegar a descubrir alguna vez que la filosofía, la forma de ver al resto de seres humanos, que utiliza para justificar su forma de actuar esté equivocada… Es decir, que alguien le demuestre lo contrario a lo que siempre ha defendido, aunque suele ignorar ese temor considerando que es imposible que suceda.

Detesta sentirse menospreciado (salvo cuando es él quien lo busca para conseguir algo), que no le hagan caso y que aquello que él haga, sus logros y acciones, no sean tomadas en cuenta… Ahí está su otro miedo, que tampoco admitiría nunca: el temor a sentirse ignorado, a la posiblidad de ser olvidado como si nunca hubiera existido.

Como manías, suele mesarse la perilla cuando piensa, ir de un lado a otro, e incluso pensar en voz alta, llegando a tener verdaderos monólogos consigo mismo y hablando solo.

Habilidades de Combate: Escurridizo, ha entrenado más su agilidad y su capacidad de evasión que su fuerza física. Su especialidad es el combate mágico, aprovechar la capacidad de su elemento. Sin embargo, como no va llamando la atención por ahí, tiene conocimientos de Hapkido para cuando freír a alguien no es posible. Pese a todo prefiere no recurrir a la lucha y valerse de otro tipo de tretas para lograr sus objetivos.
Armas: Dos pistolas Walther P99 semiautomáticas. Un Jutte.
Manejo del Don: Con 26 años y habiendo sido entrenado por su padre desde que se despertó su don, tiene un manejo más que aceptable del mismo. Es capaz de generar fuego calentando el aire a su alrededor, y redirigirlo a su antojo, así como aumentar la temperatura. Ha llegado a formar pequeños incendios concentrándose lo suficiente.


Historia:
Gabriel vino al mundo de la peor forma: como un hijo no deseado. Su madre era una prostituta y su padre un estafador de mala muerte. La primera murió a los pocos años de nacer él, a manos de un asesino en serie de mujeres de la calle, y el segundo… El segundo, cuando no tuvo más remedio que cargar con él (bajo amenazas), decidió que sacaría partido de la situación.

Al niño, sin embargo, le educó haciéndole creer que se desvivía por sacarle adelante y enseñarle a sobrevivir por si algún día le fallaba, porque quien sabe si no podía terminar sufriendo el mismo destino que su madre (cuando la mujer, en verdad, nunca le importó). Así, cuando Gabriel tenía edad para aprender a leer y escribir, ya conocía las tretas del engaño, dedicándose a hacerse pasar por un huérfano mendigo con tal de conseguir un dinero por el que su padre le diera palmadas en la espalda, y no tardó demasiado en aprender a robar.

Con diez años, además de un hábil carterista, ya era un excelente jugador de cartas que ayudaba a su padre a apostar en partidas de poca monta. Apenas iba al colegio, pero su carácter avispado y su inteligencia le servían para aprobar raspando. Cuando su don despertó fue cuando su padre le confesó que él también lo poseía, y entonces le instruyó en él, que empezó a utilizarlo para sacar dinero haciéndose pasar por un joven y prometedor ilusionista.

Durante toda su infancia y parte de su adolescencia se preguntó si aquello estaría bien, cuando veía a sus compañeros estudiar en pos de un futuro mejor… Pero las pocas veces que se atrevió a manifestar esas dudas, recibió a cambio una paliza o un reproche de “me he desvivido por ti, te he enseñado a ser un hombre, y así me lo pagas” que hacían que se lo penase dos veces la próxima ocasión.

No había cumplido la mayoría de edad cuando empezó a utilizar su poder para extorsionar, trabajando para la gente para la que descubrió que su padre trabajaba. Iban en contra de la ley, no formaban parte de nada y, sin embargo, de un lado y de otro muchos requerían de sus dotes para estafar combinadas con su don que le hacían el arma perfecta.

Pero llegó el Katrina, y su padre fue uno de los que murió con él. Gabriel se vio solo, sin los contactos que él encontraba, sin la casa que mediante engaños habían conseguido… Sin nada. Y entonces curiosamente el hombre que le utilizó desde niño para sus propios intereses pareció haber tenido razón: Gabriel pudo sobrevivir mediante todo lo que él le enseñó.

Estafas, engaños, obtención de información que intercambiar con aquel al que le interesase… Era increíble cuanta gente podía encontrarse capaz de pagar con tal de tener algo que le sirviese para pisotear a otro. Esa situación, que se prolongó un par de años, consolidó el punto de vista que tiene ahora sobre la gente… Su madre murió a manos de un psicópata y a nadie le importó, su padre le enseñó a valerse de esa forma en vez de estudiando para ser alguien, y ahora veía que en efecto servía de algo porque todo el mundo tenía un precio…

Así, cuando fue descubierto por un miembro de la Secta Roja que vio en él un alto potencial como brujo y como mente manipuladora, no dudo en unirse. Todo aquello que decían sobre el poder y la legitimidad no le importaba… Pero sabía que allí obtendría comodidades y facilidades, que sobreviviría y tendría a alguien que le cubriera las espaldas, y además que entrenaría su don al máximo. Y al fin y al cabo solo tenía que hacer lo mejor que se le daba hacer: engañar…

Desde entonces ha formado parte de la agrupación, donde intenta escalar puestos, dado que aún son muchos los que le miran con cierto recelo.


Familiares: Fallecidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narvla Cannagan
Licántropo
Licántropo
avatar

Mensajes : 180
Puntos : 275
Fecha de inscripción : 25/06/2010

MensajeTema: Re: Gabriel Stewart   Dom Sep 26, 2010 10:54 pm

bienvenido, cierro.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Gabriel Stewart
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Gabriel Rasch
» Can't nobody.. (INSCRIPCIONES ABIERTAS!!)
» Ficha de Jazmín
» Momentos del cine
» Rumores y Fichajes Mercado Veraniego

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Lune Noire :: El Personaje :: Expediente-
Cambiar a: