Nueva Orleans cambia al caer la noche....
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Cuentacuentos a las ocho en punto [Katherine, Gabriel]
Vie Oct 03, 2014 6:13 am por Gabriel Korben

» Rose Williams [En construccion por dudas]
Vie Nov 11, 2011 6:40 pm por Rose Williams

» Registro de Avatar
Vie Nov 11, 2011 6:35 pm por Rose Williams

» The show must go on {Gilly Gloom}
Dom Sep 04, 2011 5:51 pm por thomas vitriol

» Holas
Dom Jul 03, 2011 9:11 pm por Adrianne

» Registro de Raza
Mar Mayo 10, 2011 10:47 pm por Xhexgold

» Registro de Grupo
Dom Abr 24, 2011 5:25 pm por Voodoo Queen

» El lobo y la cervatilla
Lun Ene 10, 2011 8:00 pm por Aileen Bulhonteön

» Las personas de mi vida
Lun Dic 20, 2010 2:35 pm por Tara Castel

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic  Image and video hosting by TinyPic

Comparte | 
 

 Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Sáb Nov 06, 2010 7:50 pm

Dejo que me sujete por la muñeca sin moverme lo más mínimo, aún no habíamos empezado con los platos fuertes. La sonrisa en mi rostro se acentúa, durante años había estado conviviendo con los restos de lo que un día fue la niña Daphne y que a veces le daba por guerrear e intentar imponerse, para su desgracia yo había estado más tiempo y había podido ir ocupando más sitio, ella era como una pequeña luciérnaga en mitad de la noche, destinada a morir. Dentro de no mucho yo sería la única Daphne y podría hacer mi voluntad. Con un certero rodillazo dirigido hacia las partes nobles de Lucius y un fuerte tirón consigo librar mi muñeca mientas una tintineante y hermosa risa sale de mis labios.

-¿Por qué tanto interés en ayudar a la pequeña Daphne a florecer? ¿Para eso está la familia? No me hagas reír, Daphne sólo me tiene a mí porque soy lo único que jamás la abandonará, soy el que siempre ha estado a su lado en las noches en las que no había nadie ¿Tú? Tú a mi lado no eres nada, tienes la intención se suicidarte después de todo, de dejarlas sola ¿Harás lo mismo que con tú familia? Dar esperanza para luego destruir, personalmente me vendría de perlas para terminar de matarla y poder adueñarme definitivamente de este cuerpo sin que la pequeña Daphne tuviese deseos de volver a pelear. Además tú y yo ya nos conocíamos ¿Recuerdas como te sisee al oído todas aquellas cosas sobre Alexander? Fue muy divertido ver como acababas sucumbiendo a mis deseos igual que todos- ronroneo con diversión mientras me voy al salón sentándome sobre el cómodo sofá disfrutando de la libertad que ahora tenía, quería ver hasta donde aguantaba el vampiro antes de descargar su ira contra el cuerpo de Daphne, quien sería quien recibiría todos los golpes pues se lo dejaría todo a ella, bella destrucción de la hermosura.

-Dices que no soy nada, pero puedo hablar contigo, puedo razonar, puedo manipular a Daphne como se me antoje y la acabaré matando convirtiéndome en Daphne ¿Qué más se puede pedir? A diferencia de ti, yo sí que soy un monstruo. Deja de intentar contactar con la pequeña princesa, tengo más fuerza que ella, llevo alimentándome mucho más tiempo sin dejar que ella pudiera nutrirse para pelear, que me pueda derrotar es imposible ¿Un ángel? Lo único que hay de ángel es su belleza que me será muy útil, ella no vale la pena, no es más que una niña asustada por la muerte de su madre y los fantasmas de los monstruos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 08, 2010 12:14 am

No había sido muy inteligente por su parte acercarse tanto a ella, y mucho menos agarrarle por las muñecas ya que aquel rodillazo en las partes nobles hicieron que Lucius callese al suelo soltando un gemido de dolor, hacia bastante tiempo que no sentía aquel profundo dolor en él, podía soportar un corte, varios cortes sin caerse al suelo por el dolor pero aquello era insoportable, había dado de lleno en sus partes y no había tenido la menor oportunidad de esquivarlo. Mientras Lucius permanecía arrodillado con ambas manos situadas en sus partes Daphne empezó a hablar, ahora mismo las palabras que estaba diciendo no es que le importasen mucho ya que se estaba centrando mas en que aquel dolor terminase de una vez pero aún asi prestaba algo de atención. Le daban ganas de golpear algo con todas sus fuerzas, destrozar todo lo que se encontrase a su alrededor, se estaba empezando a hartar de aquella puta voz taladrante, aún así sabia que si desahogaba su ira con Daphne físicamente la única que sufriría seria ella, aquella puta personalidad no sentiría lo mas mínimo, seguiría en las suyas, seguiría disfrutando de aquella situación, haciéndose con el cuerpo de Daphne, martirizando a Lucius.

¿Qué le podría decir para que volviese en si?, ¿Cómo la podía ayudar?. Esas preguntas se formulaban en su cabeza constantemente mientras aquel profundo dolor iba amainando poco a poco.Habia intentado que soltase su rabia con él, que se desahogase golpeandole pero no lo habia conseguido, habia intentado contactar con ella, haciendole ver que ella no es como él quiera pero parecia que tampoco, ¿Que mas podia intentar?,¿Que mas podia hacer?.


-No existes....no eres real...no eres mas que una puta personalidad de Daphne...te crees que eres mas fuerte que ella pero no es asi, ella te creo, estas en SU mente, si ella te consiguio crear te puede destruir...¿Eres tan idiota que no te das cuenta de eso?.-Dijo levantandose lentamente del suelo mientras contemplaba a Daphne sentada en el sofa, disfrutando de la situacion.

-Daphne...ati no pienso abandonarte...no pienso cometer el mismo error dos veces, no pienso dejar a la familia atras...luchare por ti y te ayudare...pero tienes que enfrentarte a él, no le temas, no es mas que una voz en tu mente...tu le creaste y tu le pudes destruir...-No sabia si sus palabras surgirian efecto, esperaba que si, todo lo anterior habia fracasado pero no se iba a dar por vencido, no iba a ser derrotado por una puta personalidad , por algo que nisiquiera existe y es parte de la mente de una persona...aquello no iba a poder con él, habia pasado cosas peores.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 08, 2010 1:53 pm

La socarrona sonrisa no se borra de mi cuerpo mientras desde el cómodo sofá observo al vampiro arrodillado debido al golpe, lo había disfrutado para que negarlo estaba segura de que hacía mucho que no le daban un golpe en esa zona, mucho vampiro, mucho lo que sea pero a la hora de la verdad había zonas que seguían siendo puntos débiles siempre, era gratificante verlo arrodillado antes mí, aunque fuese a causa del dolor ¿De verdad pensaba que iba a dejar que la pequeña Daphne me ganase la mano? Estaba muy equivocado si pensaba que no iba a presentar batalla ante esto, él no era nada, un conocido de hace dos semanas ¿Qué poder podía tener para convencer a la mocosa de que ella valía mínimamente la pena?

-¿No soy real? Pues a mi me ha parecido que esa patada la has debido sentir de un modo bastante real, sobre todo por el gemido de dolor que has dado ¿De verdad eres tan ingenuo como para pensar que no soy real. Mientras Daphne me consideré real lo seré, no puede contra mi, porque no puede saber si soy o no real, la he acompañado durante años. Además ¿Cómo crees que se sentirá? Porque si yo paso a ser algo no real, todo lo malo que ella ha hecho será para ella, ya no seré yo quien lo haya hecho sino ella, el arrancarle los ojos a su gatita para inculpar a su hermana, el manipularte para que matases a Alexander, el callarse la muerte de su madre, ya dejarán de ser mis pecados para ser los suyos- me río socarronamente mientras le miro divertida cogiendo una nueva copa de sangre y llevándomela a los labios mientras sigo observando al vampiro, ahora tenía una poderosa razón para no acercarse y era la posibilidad de quedar de nuevo postrado en el suelo a causa de una patada traicionera que de esas daba muchas.

-“Daphne a ti no pienso abandonarte”- me burlo imitando su voz mientras hago una mueca de desagrado, al parecer sus palabras si que habían hecho que la otra Daphne quisiese emerger de nuevo pero evidentemente no quería dejarla al mando, no iba a dejar que un cualquiera jodiese ochenta y dos años de destrucción en la mente de la chica, no quería que fuese feliz, quería matarla, el único motivo por el que no lo había echo es que si ella moría yo también, por eso la había debilitado para que no se alzase pero parecía que las palabras de Lucius ya habían llegado hasta ella y quería salir y volver a tomar el control.

-Más te vale pequeña princesa que te quedes quieta y no intentes nada, sabes que contra mí no puedes-
murmuro más para mi que para Lucius puesto que iba dedicado a la Daphne que intentaba emerger y luchar por su libertad.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 08, 2010 11:26 pm

Aquel dolor en las partes nobles de Lucius se iba amainando lentamente hasta desaparecer casi por completo, preferiría sentir un par de dagas clavadas en él que volver a sentir un rodillazo de aquella forma en aquella parte suya, aquello le había hecho escarmentar y ya no acercarse a Daphne a menos de un par de metros de distancia. Le daba realmente igual lo que dijese aquella maldita voz, no existía, no era mas que una enfermedad que consumía a Daphne pero que no podía hacer nada por sacarla de ella si no que solamente mostrarle su apoyo y demostrarla que no le necesita. Ni los golpes mas fuertes y mas duros podrían sacarle de Daphne, ni el exorcismo mas poderoso, nada podía excepto ella misma y al parecer por lo que logra oir salir del sus labios en forma de un susurro, Daphne estaba teniendo un enfrentamiento consigo misma, estaba enfrentándose a sus miedos, a su pasado, a sus demonios y aquella era la respuesta. Lucius estando ya incorporado empieza a caminar a paso lento hacia ella, sin apartar sus oscuros ojos de su descendiente, ella era una Crowe, ella podía enfrentarse a ese puto “Monstruo” , había estado ochenta y dos años aguantándole, ya iba siendo hora de darle puerta.


-Esos pecados de los cuales te refieres…moriran junto contigo…tu los cometiste y cuando tu mueras se iran contigo…a Daphne no le atormentaran mas…desaparece de su vida..tu tiempo ya ha llegado admitelo, has estado ochenta y dos años atormentandola...esto se acabo...no eres mas que una pesadilla que esta a punto de terminar...-Dijo dando un par de pasos hacia delante, tenia que seguir hablandole, tenia que seguir intentar contactar con la Daphne que el queria, con la Daphne que el necesitaba.-No hay nada mas en el mundo…excepto tu Daphne…tu eres mi familia, no pienso dejarte nunca, hasta que tu no me dejes ami. Pense que yo moriría siendo un hombre solo,sin nada ni nadie en la noche infinita pero tu brillaste… me diste ese rayo de luz que hacia siglos que no veía…no nunca todo lo que parece lo es…Lucha contra tu pasado, lucha contra tus miedos y superalos…no te tienen porque atormentar.No decía aquellas palabras por decir, era lo que sentía, Daphne había llegado de repente, de la nada, de la oscuridad y gracias a ella había conseguido la esperanza, la esperanza de que al fin todo salió como debía salir, se había precipitado, vio el fin antes de ver el comienzo y ella había conseguido darle a aquel viejo de setecientos años una alegría que nunca había conseguido nadie en todos esos siglos de amargura, de angustia, de sangre y de dolor. Ella tenia que luchar, tenia que vencer, si no toda aquella alegría, todo aquel rayo de luz que ahora mismo se posaba en él desaparecería y todo se volvería oscuro de nuevo, sin una cosa por la cual vivir, sin una cosa por la cual combatir.


-Eres mas fuerte que él y lo sabes,..solamente lo tienes que creer, solamente tienes que saberlo y lo habras conseguido, habras conseguido que esta pesadilla de ochenta y dos años termine de una vez por todas...y aqui me tendras, para mostrarte que todo la pesadilla a desaparecido, para ponerte mi hombro cuando necesites llorar, para hacerte reir cuando estes triste, cuando mas lo necesites aqui estare...-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Mar Nov 09, 2010 12:50 pm

-¿Eso piensas? ¿De verdad crees que todos los asesinatos que he cometido dejarán de tener importancia para Daphne? O por el contrario ¿No la sumirá eso en la desesperación? ¿Una pesadilla? Por supuesto que lo soy, una de la que no va a poder despertar nunca, una que siempre estará presente, yo a diferencia de ti o de la pequeña princesa soy un monstruo completo, no soy algo patético que se quedo a medio camino- sisea el monstruo claramente divertido por la situación. Sí, estaba contrariado pues al parecer no conseguía influir en Lucius como él quería pero aun así no iba a dejar que alguien del exterior recompusiese a Daphne, que echase a perder su hermosa obra.

Ante las palabras del vampiro hace una mueca de desprecio, aborrecía esa clase de sentimientos y durante mucho tiempo había echo que Daphne también, la había dominado completamente, pero desde que se cruzaron con Lucius por primera la Daphne original había querido volver a surgir llevándole a tomar medidas drásticas, a tener que poseer completamente el cuerpo cosa que no había echo antes si bien había echo que Daphne se hiciese eco de sus palabras y de sus acciones. No podía comprender porque Lucius tenía esa extraña influencia en la joven rubia y no le gustaba nada la posibilidad de que ese idiota consiguiese que Daphne resurgiera.

Algo humedo recorre la mejilla del cuerpo de Daphne haciendo que el monstruo lleve la mano hasta el lugar encontrándose con una lágrima de sangre, Daphne, la Daphne estaba llorando y eso provocaba que el cuerpo llorase por mucho que fuese el monstruo quien lo manejara mientras interior mente intenta volver a salir, tomar el control de su cuerpo aunque el monstruo no quería ceder terreno, no quería dejarle ese cuerpo a la dueña original, no quería que ella ganase y mucho menos gracias a las palabras de un asqueroso intento de vampiro, no quería darle la satisfacción de que gracias a él Daphne resurgiese.

-Deja de llorar estúpida ¿No ves que sólo te está usando? Deja de intentar luchar, sabes que no puedes hacer nada contra mí, trágate las lágrimas, los monstruos no lloran- sisea el monstruo mientras limpia las lágrimas de sangre dejando un leve rastro rojizo bajo el ojo, detestaba esas muestras de debilidad que por culpa de Daphne parecía que era él quien lo mostraba, debería terminar de acabar con la chica.

-Lucius, ¿tanto te ha gustado la patada que quieres que la repitamos? Dime, si yo te hiriese ¿Cómo se sentiría Daphne?-
ronronea peligrosamente el monstruo levantándose del sofá y acercándose, pensaba hacer que Daphne hiciese daño a Lucius para hacerla sentir miserable de nuevo y perdiera la voluntad de luchar nuevamente.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Miér Nov 10, 2010 12:20 am

Aquel “Demonio” estaba intentando contrastar todos sus comentarios, todos sus argumentos para ayudar a Daphne con absurdas ideas, absurdos comentarios sobre que ella seguiría pensando que todos los asesinatos que había cometido por culpa de él seria suya, Lucius mismo se encargaría de que ella no pensase de aquella forma, tal y como había dicho antes no la iba a abandonar, no sabiendo que ella era su descendenciente, no sabiendo que ella le necesitaba mas que a nadie y hasta que ambos no estuviesen preparados no la dejaría , no la abandonaría como hizo con su familia, no cometería el mismo error, no de nuevo. Una sonrisa se dibuja en el rostro de Lucius , aquel “monstruo” no tenia ni idea de lo que decía, Lucius había sido totalmente un monstruo hacia siglos atrás, un ser sin ninguna piedad , sin ningún sentimiento, con nada que perder, con nada que ganar, simplemente él y la eterna oscuridad, pero al parecer los tiempos cambian, y las personas también parecía que lo hacian…cuando aquel idiota hablaba no sabia lo que decía.

-Te estas quedando sin argumentos con los que contrastarme me parece, no tienes ninguna razón en lo que dices…esta guerra la has perdido, ríndete y asume la derrota honorablemente…desaparece, desaparece y nunca vuelvas.-Dijo en un tono serio, deteniéndose en medio de la sala contemplando a Daphne fijamente, de repente contemplo algo que le dejo perplejo, observo como del ojo de la rubia caía una lagrima de un color carmesí, una lagrima de sangre…ella estaba llorando sangre, ella estaba luchando contra si misma en su interior, estaba haciendo aquel esfuerzo de enfrentarse aquel monstruo, cosa que hizo sentirse orgulloso a Lucius.

-Yo deseo lo mejor para ella…aquí el único que le esta usando eres tu para tu propio beneficio…¿Sientes como se enfrenta ati?, no eres tan fuerte como creías eh…ella es la que de verdad va a ganar y lo sabes…-De repente observa como Daphne se levanta del sofá y sale corriendo hacia él, al parecer los juegos “psicológicos” del monstruo habían acabado y ahora se iba a dedicar enfrentarse cuerpo a cuerpo, una mala idea puesto que Lucius ya era “perro viejo” en aquellas cosas. Aquel demonio parecía que no se complicaba mucho la vida, ya le había pillado una vez con la guardia baja y el rodillazo había dado justamente en la “diana” pero aquella vez Lucius no iba a caer otra vez en la misma trampa, intenta esquivar el rodillazo hacia la izquierda y haciéndola una pequeña zancadilla hace que caiga al suelo para seguidamente colocarse encima suya, así sujetándole las manos con las suyas y las piernas sentado sobre ellas.

-Daphne, cielo...mirame fijamente a los ojos, abre bien los ojos…lo estas consiguiendo, estas enfrentando tus miedos, te estas enfrentando contra el monstruo que te atormenta…tienes que hacer el último esfuerzo…haz que pague por todo lo que te ha hecho pasar ochenta y dos años de tu vida…demuéstrale que eres de mi misma familia, que eres una Crowe…-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Jue Nov 11, 2010 4:26 pm

El monstruo sisea al sentir la zancadilla pese a que le da el tiempo justo a darse la vuelta por lo que cae de espaldas en vez de enfrente mientras intenta soltarse al tiempo que interiormente intenta que Daphne vuelva a dormir esta vez para siempre, pero entre uno y otro parecía que se habían puesto de acuerdo para joder y no querían cooperar, pues las palabras de Lucius estaban alentando a Daphne para que no se dejase controlar como había ocurrido durante todo este tiempo. Lo peor de todo es que tenía más fuerza de la que el monstruo esperaba con lo cual le exigía mayor concentración.

-¿Qué intentas? ¿Un exorcismo? ¿O acaso la vas a violar dado que tanto se parece a tu fallecida esposa?- se burla el monstruo con su voz suave y melosa mientras una enigmática sonrisa se perfila en sus labios, sus palabras habían conseguido asustar a Daphne provocando que dejase de presionar tanto para poder volver a tomar el control de su cuerpo. Puede que no pudiese controlar a Lucius, pero si podía hacer que Daphne dudase de él, después de todo aun tenía mucha influencia sobre ella y sus decisiones.

Con un rápido y fuerte tirón libera las manos del agarre de Lucius elevando su cuerpo y con rapidez desnuda los dientes clavándoselos en el cuello, en el lugar indicado por instinto haciendo que la sangre comenzara a brotar, puede que no pudiera hacer anda respecto a uno, pero podía conseguir que Daphne se odiase lo suficiente así misma por sus actos como para no querer volver a salir y esto colaboraría a ello. Por su parte el monstruo no tenía ni sed ni ganas de morder, pero sabía que con ese acto Daphne se horrorizaría y dejaría de intentar salir de modo que comienza a chupar la sangre gruñendo levemente, sabía que el vampiro no tardaría en separarle del cuello pero el daño ya estaba echo mientras nuevas lágrimas de sangre por parte de Daphne recorrían el rostro de la joven al ver lo que había sucedido.

-Lo siento- murmura ella, la verdadera Daphne, saliendo durante un corto momento antes de que el monstruo la vuelva a obligar a replegarse aun con la boca pegada a la herida, succionando dejando al tiempo que un fino hilo de sangre se deslice por la piel del otro vampiro, no estaba poniendo verdadero interés en beber, por mucho que la sensación de poder fuese inigualable.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Vie Nov 12, 2010 12:53 am

Poco a poco podía notar como aquel “Monstruo” se empezaba a desesperar, empezaba a perder contra Daphne, sabia que ella podía conseguirlo, ella lo había creado ella lo podía destruir solamente que necesitaba una gran fuerza de voluntad pero por lo que podía ver lo estaba consiguiendo. De repente las palabras que salen de los labios de Daphne le dejan algo desconcertado, ¿Violarla?, en aquel mismo momento sintió la necesidad de golpearla con todas sus fuerzas y hacerla cerrar aquella bocaza que tenia el maldito Demonio pero esas palabras no eran de Daphne eran de aquel maldito hijo de perra , aquellas palabras que eran como veneno inyectándose por tus oídos y llegando a lo mas profundo de tu corazón intentando oscurecértelo, envenenártelo por completo pero aquellas palabras cada vez tenían menos efecto sobre Lucius, le estaba pillando el “truco” a aquel cabrón y no iba a caer en una de esas trampas.

En aquel momento, el cual había dejado durante unas decimas de segundo desconcertado a Lucius ella aprovecha para soltarse de un fuerte tirón y abalanzarse sobre él asi mordiéndole el cuello, le habia pillado de nuevo con la guardia baja, aquel mosntruo nunca sabias por donde te iba a salir y ya le había pillado dos veces, aquello no podía seguir asi.. siente aquellos afilados colmillos introducirse en su carne y un escalofrió le recorre toda la espalda, de repente recuerda que aquella sensación no la había sentido hace mucho, recordó a Petra la cual le había mordido no hacia ni unos meses, empezó a sentir una excitación y claro esta un ligero dolor que iba subiéndole hasta la cabeza empezándole a zumbar, deseaba separarse de ella, deseaba agarrarla y tirar de ella para que dejase de morderle pero aquella excitación que le estaba causando le impedía hacerlo.. ”Lo siento”, esas palabras salen de los labios de Daphne mientras ella seguía succionando la sangre, aquellas palabras habían salido del interior de ella, aquellas palabras las habia dicho ella, la verdadera Daphne, lo cual indicaba que lo estaba consiguiendo, que todo aquel sufrimiento dentro de poco acabaría. Sin pensárselo dos veces y volviendo en si Lucius se separa de ella rápidamente volviendo a agarrarla por las manos pero esta vez mas firmemente, no se le iba a volver a escapar y no iba a volver a salirse con la suya. Contempla el rostro de la vampira, en el cual se encuentran unas lagrimas de sangre brotando de sus s ojos…Una sonrisa se dibuja en el rostro de Lucius,una sonrisa amable y comprendedora, clavando su mirada en sus ojos, haciéndole asi ver que no tenia importancia, le daba igual que le hubiese mordido, ella no había sido, había sido aquella parte maligna suya.

-No te preocupes Cielo…tu no tienes la culpa…tu no eres quien comete estas cosas de las cuales luego tu te torturas…las comete él, asi que sigue luchando contra él, haz el último esfuerzo…y enserio, esto me lo merecía por lo de antes… ahora estamos en paz…-Dijo Lucius quitándole toda la importancia posible a lo que acababa de ocurrir y asi siguiendo dándole fuerza a Daphne para que de una vez por todas exterminase a aquel cabron de ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Vie Nov 12, 2010 3:10 pm

Una risa musical, melodiosa, hermosa y espeluznante sale de los labios de Daphne, el monstruo seguía allí y había conseguido su propósito, que Daphne se sintiese mal de nuevo y perdiera parte de su espíritu de lucha, sus labios aun estaban manchados con la sangre de Lucius y sus ojos brillaban espeluznantemente como el demonio que era, salido del infierno para hacer miserable la vida de quienes le rodease.

-¿No te preocupes cielo? O eres más mentiroso de lo que parece a simple vista o eres un verdadero estúpido. Resulta imposible que no sepas lo que significa dar y tomar sangre de otro vampiro, ya sea o no a la fuerza-
se burla el monstruo relamiéndose los labios, sabía que ocurriera lo que ocurriese acababa de conseguir no desaparecer, aunque la Daphne original emergiese, él no desaparecería del todo y sólo tendría que esperar el momento oportuno para volver y adueñarse de todo, podía esperar tranquilamente cien o doscientos años, acababa de crear una cadena irrompible y a la vez los había condenado a los dos a la vida, pero por supuesto no diría nada de esto, les dejaría creer que habían vencido, que podían tener un final feliz en que la princesa era salvada y podían vivir felices como una familia mientras él se volvía a fortalecer de nuevo.

Las palabras de Lucius, pese a que el monstruo las intenta contrarrestar llega a Daphne quien vuelve a intentar salir mientras nota que ese monstruo que ha estado acompañándola durante años, décadas, va replegándose… ¿Desapareciendo? No estaba segura, pero si que era consciente de que ahora era ella quien movía las muñecas, era ella quien veía a través de los ojos y era ella quien respiraba. De igual modo podía notar las lágrimas de sangre por sus mejillas creando pequeños ríos de sangre mientras ella parpadea, hacía ochenta y dos años que no podía ver con tanta claridad como ahora, como si una venda se hubiese caído de sus ojos.

-Lo siento Lucius, de verdad, lo siento- dice con voz suave y melodiosa, angelical, siendo ya la Daphne original, no aquel monstruo que se había replegado ocultándose, fingiendo haber desaparecido, engañando a la propia Daphne para esperar de nuevo su momento de poder destruir, y sabía que cuando lo hiciera el mundo de sueños en que les iba a dejar vivir se desmoronaría. Intenta levantarse, pero como es obvio no puede, aun tiene al vampiro encima sujetándola con lo cual se queda quiera esperando a que la suelte.

-Siento todo lo que te he hecho, no te lo merecías ¿Me perdonas?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Sáb Nov 13, 2010 5:15 pm

Una mirada demente se clava en sus ojos haciendo que el vampiro se extrañase, una sonrisa malévola se dibuja en el rostro de la mujer al oir sus palabras, seguía divirtiéndole todo aquello, todo lo que decía para ayudar a su descendiente parecía que se lo tomaba a risa, se le veía además muy convencido de él y de que podría conseguir vencer a Daphne ¿Por qué se le notaba tan convencido?.Daphne poco a poco lo estaba consiguiendo pero aún seguía aquel demonio controlándola mayormente, sabia el fuerte esfuerzo que debería estar haciendo pero no podía hacer mas para ayudarla, todo lo que quedaba esque ella terminase de una vez por todas con aquel sufrimiento. Las palabras de aquel ser consiguen que Lucius frunciese el ceño, aquel maldito cabrón tenia toda la razón, ahora mismo entre ellos, entre Daphne y él habría algo mas que una simple amistad, que solamente ser familiares, habría algo mas que aprecio por ambas partes, sentirían una fuerte atracción el uno hacia el otro, sentirían un deseo de tomarse mutuamente lo cual no le hacia ninguna gracia al vampiro, no podría hacer aquello, no era para nada ético y lucharía contra aquella tentación como pudiese.

De repente nota como aquella mirada demente y esa sonrisa divertida y oscura desaparece de su rostro, lo cual le hace percatarse a Lucius de que ahora mismo el Monstruo no es el que la esta controlando, ¿Habría desaparecido?, ¿Se había rendido?, no sabia muy bien que había ocurrido pero según pudo ver Daphne había conseguido hacerle frente y de nuevo dominar ella su cuerpo, lo que le parecía extraño era que aquel monstruo hubiese desaparecido tan rápidamente y encima con aquella sonrisa divertida y oscura, demostrando asi su diversión, dando asi a entender que todo aquello no quedaría asi. Aquella voz angelical y melodiosa sale de nuevo de sus labios, esta vez no salen aquellas palabras envenenadas, no salen aquellas “puñaladas” de sus labios, ¿De verdad era ella?, ¿Podría fiarse?, ¿No seria otro truco de aquel maldito cabrón?.

-Daphne…¿Eres tu?, ¿De verdad eres tu?.-Dijo con los ojos bien abiertos clavándolos fijamente en los de ella, si tenia que ser ella , la verdadera, aquella mirada no era como la del monstruo, aquellas palabras no eran como las de él, todo en ella había cambiado. El vampiro la suelta lentamente aún sin estar muy convencido de ello pero algo le decía que de verdad era ella, que habia vuelto en si y que aquel cabrón al fin la había dejado en paz. Se levanta de estar encima suya y la tiende la mano para ayudarla a levantarse, debía confiar ella y comprobar de que de verdad era ella.

-No te preocupes…Me alegro de que seas tu y al fin todo parece que ha vuelto a la normalidad…¿Sabes si ha desaparecido por completo?, ¿Lo has destruido?.-Pregunto algo preocupado, no quería enterarse de que aquel monstruo podría volver a salir de Daphne en cualquier otro momento y encima pillarle desprevenido como había ocurrido en aquella ocasión, lo cual había acarreado una patada en las “joyas de la corona “ y un mordisco en el cuello.

-Me siento orgulloso de ti...has conseguido enfrentarte a tus miedos, a tus demonios...No todos lo consiguen y tu lo has hecho...-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Sáb Nov 13, 2010 7:27 pm

-Si… soy yo- respondo parpadeando rápidamente, un poco mareada por la reciente… ingesta de sangre mientras me levanto lentamente aceptando la mano de Lucius, sabía que por culpa del monstruo… por mi culpa ahora los dos íbamos a tener un problema muy gordo. Los vampiros éramos animales, sí, podíamos pensar, pero nuestros instintos nos dominaban la mayor parte de las veces y la lógica quedaba relegada a un segundo plano en donde la moral y la ética poco importaban.

-No lo sé, no lo oigo, parece que no está pero… no confío en eso ha estado ochenta y dos años ¿Y se ha ido así de fácil? No quiero que vuelva, es la primera vez en mucho tiempo que no tenga esa sensación axifisiante que me oprimía-
murmuro pensativamente, era la primera vez en mucho tiempo que no notaba ni escuchaba la venenosa presencia del monstruo de debajo de la cama lo que le quitaba un peso de encima, pero también tenía miedo de que este volviese de nuevo, que de nuevo intentara hacerse con su cuerpo para ocupar su lugar y poder seguir destruyendo y haciendo daño a toda criatura viviente que pudiese encontrar.

-No, no lo he hecho yo sola, tú me has ayudado mucho, gracias por no dejarme sola- murmuro con ternura abrazando a Lucius suavemente para luego separarme, ahora teníamos otros problemas entre manos, unos si caben, más peliagudos que un monstruo con ganas de joder, ya se había encargado él de que no fuese olvidado tan fácilmente, todavía podía sentir el sabor de la sangre de Lucius en mi garganta y eso no era bueno, de igual modo aun se veían las marcas de mis comillos en su cuello, el monstruo había hundido bien los dientes para hacer que brotase la sangre.

-Ojala pudiese hacer algo para compensarte yo no quería morderte pero el monstruo decidió que sí, perdón-
le digo realmente arrepentida, sentimiento que no había tenido desde hacía décadas mientras mis ojos se calvaban contra los de él mientras luchaba contra mis instintos, jodidos instintos en este momento que bien podrían dejarme tranquila.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Dom Nov 14, 2010 5:18 pm

La pesadilla al parecer había terminado para ambos pero mayormente para Daphne, quien había sufrido durante tantas décadas la asfixiante presencia de aquel monstruo . Aún asi ella tenia razón, no estaba muy segura de que se habría ido tan fácilmente, un demonio como aquel no se podría dar por vencido tan rápidamente, ¿Tendria algo entre manos?, tal vez…el tiempo lo diría. Ahora mismo tenían otro problema frente ellos, otro obstáculo que deberían pasar de nuevo pero este seria igual de complicado para los dos. De repente nota como la rubia le abraza, un abrazo suave y cálido, hacia muchos años que no sentía algo asi pero él ni siquiera se inmuto solamente dibujo en su rostro una sonrisa. Tal vez él le había ayudado algo pero todo el sufrimiento, toda la lucha la había combatido ella y al final había vencido.

-No te pensaba dejar sola en ningún momento…esto es lo que hace la familia, apoyar y ayudar, no me tienes que compensar con nada… parece que me he dado cuenta de eso un poco tarde pero mas vale tarde que nunca….-Dijo mirándola a sus cristalinos ojos, se arrepentía de haber dejado a su mujer a su suerte en el pasado, aquel tormento siempre le acompañaría pero aquellos errores no se volverían a cometer, uno no vuelve a caer sobre la misma piedra dos veces. Aún se le notaba a Daphne realmente arrepentida por “haberle mordido”, en realidad ella no se tendría que torturar no había sido su culpa, sino la de aquel ser que acababa de desaparecer sin dejar rastro. El vampiro levanto la mano y se la puso en el cuello, donde aún quedaba unos pequeños agujeros a causa del mordisco que cicatrizaban rápidamente, no le dolia, aquel dolor ya había cesado pero lo que ahora les vendría encima era mucho peor que el dolor que se siente en aquel momento.

-Parece que ahora tenemos otro problema…nos hemos mordido y hemos probado la sangre del otro, seguro que sabes lo que significa…va a ser algo realmente difícil y mas estando juntos en la misma casa…-Lucius desvió la mirada hacia la ventana, estaban la persiana y las cortinas y no se veía anda del exterior pero sabia que era de día aún, y quedarían bastantes horas para que el cielo empezase a oscurecer…tendrían que permanecer en el mismo piso hasta que la luz del sol desaparezca y él pueda irse de allí, seria una lucha con ellos mismos, con sus instintos mas básicos contra la ética y la moral.

-¿Que crees que deberiamos hacer?.-Pregunto, empezaba a sentir ese deseo de tomarla, de besarla, de sentir esa suave piel rozando con la suya pero no podia, ella era su descendiente , ella era de su misma familia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Dom Nov 14, 2010 9:32 pm

De haber sido aun humana mis mejillas se habrían vuelto completamente rojas ante las palabras de Lucius. Sí, sabía que íbamos a tener un problema, un gran problema, pues mi instinto ya me estaba pidiendo a gritos acercarme a Lusius, besarle y dejarme perder entre su piel aunque me seguía manteniendo en el sitio clavada pues tenía miedo a moverme por lo que pudiera hacer, o mejor dicho por lo que mi instinto de vampiresa me pudiera llevar a hacer. Las cosas ya eran demasiado complicadas como para añadirle dos vampiros dominados por sus instintos.

-Sí, sé lo que significa, en cuanto a que hacer, no lo sé. No creo que encerrarnos cada uno en una habitación de resultado y personalmente me gustan las puertas de mi casa, tampoco podemos salir de aquí pues todavía es de día, así que resumiendo, estamos encerrados aquí- digo lentamente intentando no mirarle pues tenía miedo de que el deseo provocado por los instintos e manifestara en mis ojos. Éramos familia, lo que esto nos hacía sentir iba en contra de la moral la ética y todo aquello que nos separaba, aunque también era cierto que siendo como éramos vampiros había otra ética guiada más por los instintos, pero no era lo mismo matar para alimentarse pues no quedaba otro remedio que desear a tu pariente.

-Lucius ¿Puedo pedirte un favor? Pase lo que pase no me dejes sola, por favor- le pido, dándole un beso en la mejilla. Puede que mi petición fuese extraña pero ahora Lucius era mi única familia por vía sanguínea, antes lo había sido también Alexander hasta que el monstruo decidió que no era útil, pero ahora, sin Lucius, estaba completamente sola y debía reconocer que la idea me aterraba. Quizás darle un beso en la mejilla no fue la mejor de las ideas pues la necesidad de besarle en los labios se acentuó haciéndome difícil, muy difícil poderme separar de él, esto se iba a poner jodido en más de un sentido ya que no teníamos posibilidad de huída en mi piso y la sangre llamaba a la sangre.

-Lo siento, yo no quería… Lo siento, sé que esto se va a poner realmente mal-
digo mientras mi voz tiembla ligeramente mientras aun me controlo aunque ya notaba cierta sequedad en la garganta, que se jodiese, yo no quería mientras me quedase un pizca de cordura y lo que mi cuerpo e instintos me pedían estaban bastantes alejados de la cordura, de hecho estaban girando la esquina de “Bienvenido al mundo de las rarezas, por el precio de su entrada ganará un sentimiento de culpabilidad cuando todo haya pasao”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 15, 2010 10:32 pm

La mirada de Daphne se desvía de él, ¿Temía no controlarse al mirarle?, no lo sabia pero él estaba pasando por algo muy similar, veía su precioso y bello cuerpo, aquella pálida, suave y sensual piel la cual le llamaba a gritos, todo en ella era perfecto, hasta el ultimo centímetro de ella, era una verdadera diosa, idéntica a su mujer…a la mujer que amo eso lo hacia mucho mas difícil, poco a poco iba notando como le era mas difícil mantenerse y no pensar en ella , no como familiar sino como algo mas . Por mucho que costase admitirlo era verdad lo que ella decía, unas simples puertas de madera no impedirían los instintos mas básicos de un vampiro, habían cometido un gran error, y todo había sido por su culpa, la había mordido y había bebido de su sangre por una estupidez de no querer alimentarse de una de aquellas bolsas de sangre pero no se puede comparar la sangre congelada con la de un vampiro, la de ellos era como un manjar.

” Pase lo que pase no me dejes sola, por favor “. Aquellas palabras le sorprenden y le dejan algo confuso, por supuesto que no iba a dejarla sola , después de lo que acababan de pensar ..¿Como podía pensar algo asi?, pero lo que mas le sorprendía la forma en lo que lo habia dicho, como si tuviese miedo a quedarse sola. De repente siente como ella le da un beso en la mejilla consiguiendo que Lucius la mirase fijamente sin dar crédito a lo que estaba viendo, parecía que Daphne había cambiado por completo desde que aquel monstruo se había ido de ella, ahora parecia mas tierna, menos monstruo…mas humana. No sabia que decir a todo aquello, a todo lo que estaba ocurriendo, las cosas eran demasiado confusas para explicarlas y conseguir hablarlas, él la deseaba pero al mismo tiempo su misma etica le decia que no, que no estaba bien, que todo era a causa de los instintos basicos de los vampiros, sabia que no se iba a poder escapar de aquellos instintos y aquellos sentimientos que estaban empezando a aparecer en él, la deseaba, la estaba empezando a desear con toda sus ansias.

El vampiro se separo de Daphne un par de pasos, estando cerca suya era mucho mas dificil controlarse, no la queria hacer daño, sabia que aquello no estaba bien pero por mas y mas que lo pensase le era imposible resistirse a ella, a cada segundo que pasaba la notaba mas perfecta, mas deseable.-Esto no esta bien...no podemos, viene contra nuestros principios...pero...es tan dificil, es tan dificil no verte y no desearte...- Dijo cerrando los puños con todas sus fuerzas y apretando la mandibula, la tenia tan cerca , la deseaba tanto pero él mismo sabia que ella tenia que ser inalcanzable, ella lo era , ella era su descendiente aquellos lo convertiria totalmente en incesto.

-No te pienso abandonar...pero tampoco voy a hacerte daño, esto lo unico que conseguira sera hacernos daño moralmente a los dos...- Dijo Lucius dando otro paso hacia atras, le era dificil alejarse de ella, muy muy dificil, no os podeis hacer la minima idea de lo que era aquella sensación, una especie de deseo , atracción e incluso se podria decir que aprecio y amor sentia por aquella mujer que se encontraba enfrente suya. Solamente encontraba dos alternativas, quedarse y tarde o temprano sucunbir a aquellos instintos o irse y fallecer...¿Cual era el camino correcto a elegir?, lo desconocia pero habia prometido a Daphne que no la dejaria sola hasta que ella le dejase a él, no la iba a romper.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Mar Nov 16, 2010 1:50 pm

Me muerdo el labio de nuevo escuchando sus palabras, sabía a que se refería pues yo estaba de igual manera, con un pequeño añadido, tenía menos control sobre mi misma al ser considerablemente más joven que él por lo que estaba más expuesta a mis instintos ¿Qué hacer ante aquello? Rezar, no había más, salir no podíamos salir pues la luz del sol todavía brillaba y un vampiro a la parrilla no era una opción, encerrarnos cada uno en una habitación tampoco, me gustaban las puertas y no quería que acabasen echas añicos, lo cual nos dejaba con un inmenso problema entre manos.

-Lo sé, cada vez es más difícil controlarse aunque sé que está mal, pero es tan podidamente difícil-
digo mientras sigo clavada en el suelo, como me moviese mucho no sabía que era capaz de hacer, así que prefería no correr riesgos, no pensaba dejar que mis instintos me poseyeran tan pronto, aunque sabía que llevábamos todas las de perder, pero todas, no quedaba ninguna salida.

-Lo sé pero por poco que me guste decirlo, no hay salidas. Todavía no es de noche por lo que no podemos salir del piso, y encerrarnos cada uno en una habitación no va a servir de anda, tampoco serviría de mucho atiborrarnos de sangre hasta que no podamos movernos ¿Qué solución hay?- inquiero mientras sigo maldiciendo interiormente a mi monstruo de debajo de la cama, nos había dejado un problema muy gordo entre manos, posiblemente era lo que buscase y había conseguido pero no me gustaba me sentía incómoda deseando como deseaba a Lucius, lo peor de todo es que sabía que era mutuo.

Tomar y dar sangre inquiere que introduces una parte de esa persona dentro de tu organismo, con los humanos normales se podía tolerar hasta cierto punto, entre vampiros era muy difícil, era una sangre diferente más difícil de describir, más compleja, y que producía una conexión entre ambos se quisiera o no. En el momento en que él me había mordido ya se había establecido pero era más soportable porque sólo era por una de las partes. Después de que el monstruo también la tomase venía el problema pues ahora la conexión era mayor, la atracción era casi insoportable así como los instintos que nos empujaban a tomar al otro. Era por eso que los vampiros rara vez dejaban que otros vampiros tomasen de su sangre.

-Lucius… ¿Qué vamos a hacer, quedan nueve horas para que se ponga el sol?-
pregunto con un hilo de voz y los ojos cerrados intentando controlarme todo lo posible, únicamente los había abierto un momento para mirar el reloj. No íbamos a poder aguantar tanto tiempo, lo sabía, luego mis ojos se posan directamente en los de Lucius buscando alguna idea de poder salir de esta situación, no la había, al menos no la había sin sucumbir a los instintos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Miér Nov 17, 2010 5:55 pm

Las ansias aumentaban cada segundo que pasaba, aquella atracción sin ninguna etica se hacia mas fuerte por momentos. El ver a Daphne , el tenerla tan cerca, podia sentir su aroma desde la otra esquina de la habitación, un aroma dificilmente descriptible, una combinacion de distintos aromas pero perfecto sin ninguna duda, el tenerla allí plantada enfrente suya lo hacia todo mucho mas dificil, poco a poco se iba haciendo mas insoportable, la veia como a una Diosa que habia descendido de los cielos para complacerle, para maravillarle con su belleza pero sabia que todo aquello no era mas que sus instintos, sus deseos, los fuertes lazos que habian causado el beber de sus sangre le estaban jugando una mala pasada, estaba empezando a juntar la realidad con sus sueños y fantasias, todo aquello estaba empezando a poder con él.


Ninguna salida, ningún lugar al que ir, solamente encerrados alli, ellos dos entre aquellas cuatro paredes, mirandose fijamente a los ojos, sintiendo sus instintos haciendose cada momento mas fuertes, Lucius notaba como su corazón empezaba a latir con mas y mas fuerza. Se sentia como un animal en celo encerrado en una jaula con una hembra también en celo, ¿Que harian los animales en aquella situacion?, esta mas que claro pero aún Lucius sentia esa conciencia en su mente, diciendole que no debia hacerlo, que debia luchar contra aquello, que ella era su descendiente, que ella no era en realidad su mujer por mucho que se pareciese y por mas que desease. Escucho las palabras de ella , ¿Nueva horas?, el vampiro gira la cabeza y contempla el reloj, tiene toda la razón, al menos quedaban unas nueve horas para que pudiesen salir de aquella "jaula". Cerro los ojos con fuerza, intentando evadirse de la realidad, intentar pensar que lo que iba a ocurrir no seria mas que una pesadilla que terminaria.

-No se puede hacer nada, morir o vivir con esto...a partir de ahora vamos a empezar a vivir con una..."enfermedad", puede que esto nos mantenga mas unidos que nunca o que esto sera lo que nos separe del todo...no estoy seguro...-

Aún con los ojos cerrados Lucius cerro el puño con todas sus fuerzas y solto un puñetazo a la pared de la casa asi haciendo un pequeño boquete en la pared de la casa con forma de su puño. ¿Habia sido él? , para nada, eran sus instintos, ya que no los desahogaba de otra forma con Daphne estos se manifestaban en forma de ira golpeando a lo primero que se ponia en su distancia.La respiración se le empezó a acelerar , todo a su alrededor se reducia en una sola cosa, Daphne, solamente existia ella en aquel momento, en todo el planeta solamente existia ella, ya podria irse todo a la mierda en la explosión de una supernova, le daria igual porque ahora solamente todos sus sentidos, todos sus pensamientos, absolutamente todo estaba centrado en ella, era la mujer a la cual estaba girando la vida de Lucius en aquel momento.



-Yo....-Guardo silencio puesto que empezó a sentir escalofrios que se multiplicaban y le recorrian toda la espalda.-Lo siento....siento todo lo que pueda ocurrir aqui, sabes que no sere yo...sabes que yo no lo haria...-Dijo en un susurro, estaba perdiendo el control, lo sabia y antes de que pudiese ocurrir nada queria avisarselo a ella. El vampiro empezó a andar hacia ella lentamente, con la mirada perdida en la de Daphne, ¿Habia perdido el control de él?, no estaba seguro pero de algo que si estaba seguro es que iba perdiendo contra sus instintos. Estando a unos centimetros de distancia con ella se detuvo, el corazón le latia tan rapidamente que era capaz de escuchar sus propios latidos, levanto la mano y acaricio la suave piel de la vampira.



-Lo siento...-Tras decir aquellas palabras y cerrar los ojos arrepentindiendose por lo que iba a ocurrir a continuacion se lanzo sobre Daphne dandole un apasionado beso en los labios, el poco control que tenia lo habia perdido por completo, todo aquel remordimiento desaparecio, seguro que volveria a aparecer cuando todo aquello acabase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Miér Nov 17, 2010 6:53 pm

Puedo notar como mi corazón bombea con fuerza chocando contra mis costillas sin atreverme a abrir la boca puesto que temo que pueda escapar como un pájaro asustado. No obstante no estaba asustada, más bien… deseosa, deseaba a Lucius, incluso desde la distancia a la que se había puesto podía notar su aroma, una esencia picante y penetrante que se calaba hasta los huesos y me hacía desearle todavía más mientras apretaba los puños calvándome las uñas en las palmas de las manos, los instintos me ganaban, quería a Lucius y lo quería ahora. Mi mente, la ética, la moral, lo bueno, lo conocido, todo eso se esfumaba de mi mente conforme el segundero avanzaba dejando vía libre a mis instintos, como un animal en celo que sólo se guía por sus instintos.

-Yo no quiero que nos separe- replico mientras le mido directamente a los ojos, sabía que tenía razón pero también tenía la seguridad de que intentaría que esto no nos separase, no quería perderle y sabía que eso no me lo decían mis instintos sino mi mente, no quería perder a mi único pariente, me daba igual lo que pasase no quería estar sola y no quería perderle.

Cuando golpea la pared haciéndole un pequeño agujero mi cuerpo tiembla mientras los instintos van nublando mi mente, sólo estaba él, el boquete que sabía que me debería molestar no era nada, sólo un pequeño echo que ahora mismo no tenía importancia, ninguna importancia. Mi mente había perdido la batalla dejando vía libre a aquellos instintos que si bien poséen todos los vampiros y humanos, la mente se encarga de tener bajo control para que no haga percances, ahora no estaba ya presente las inhibiciones provocadas por la parte más racional de mi misma y aunque más tarde me pudiese reprochar todo lo que iba a suceder ahora mismo no importaba nada.

Las palabras de Lucius llegan hasta mi mente de manera torpe y abro mis labios para responderle pero las palabras no salen de mi boca, mi garganta estaba totalmente seca mientras mi cuerpo vibraba por culpa de mis instintos y mis ojos brillan lanzando llamaradas verdes observando cada uno de los movimientos de Lucius, sin alejarme de él, al contrario mis pies se mueven por propia voluntad acortando antes la distancia que nos separaba. Lo poco racional que queda en mi mente le pide perdón con la mirada a Lucius por todo lo que iba a pasar, sabía que después de esto ambos nos lo reprocharíamos puesto que estaba mal y sin embargo no sabíamos negarnos a nuestros instintos más básicos ¿Quién podría negarse a ello cuando el intercambio de sangre entre vampiros te obligaba a obedecerlos?

Noto su mano acariciando mi piel y cierro brevemente los ojos, mi piel hormigueaba por donde había pasado sus dedos, pidiéndole a gritos que no se separase, la mente había perdido los instintos ganaban. Eso queda más que claro cuando los labios de Lucius se funden con los míos que los reciben sin una sola protesta devolviéndole el beso y pegando mi cuerpo al de él. El remordimiento, la culpabilidad ya no existía, ya habría tiempo de responder después ahora mismo sólo existía él y sólo quería sentirle a él, todo lo demás podía esperar.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Jue Nov 18, 2010 6:09 pm

Sus labios se juntan, uniéndose en uno solo dando un apasionado beso, todo y cuando había estado pensando y luchando hacia unos minutos ya no existía en su mente si no que ahora estaba a “flor de piel”, mostrándose esos instintos basicos, esos sentimientos le estaba dominando por completo, ahora mismo no se le pasaba por la cabeza la palabra culpabilidad, remordimiento o familia , nada de aquello le atormentaba, todo era ocultado por aquella fuerte atracción y aquel deseo de tomarla, por aquellos básicos instintos que le gobernaban. Siente el cuerpo de Daphne mas cerca de él, rozandose con el suyo, la mano del vampiro va bajando de la pálida y fría mejilla de ella lentamente , palpando con las yemas de los dedos cada centímetro de su piel, pasando la mano por el cuello y siguiendo bajando y empezando a recorrer su espalda en una suave caricia. No deseaba separarse de ella, deseaba quedarse de aquella forma eternamente, sintiendo aquel mismo sentimiento que sentia ahora mismo, sentirla tan cerca, sentir aquellos carnosos labios besando los suyos.


Separo los labios de los de ella y empezó a bajar por su cuello dandole pequeños y sensuales besos sobre su piel mientras sus manos se posaban en su espalda y iban descendiendo hasta llegar a sus caderas, mientras seguia dando aquellos besos empezó a levantar la camisa de Daphne hacia arriba para quitarsela, él no estaba siendo consciente de lo que estaba haciendo, todo aquello le estaba saliendo solo, todos sus movimientos no los pensaba simplemente los hacia, era como si algo le guiase, como si algo le manejase a partir de aquel momento su cuerpo y todas sus acciones. Todo se le plantaba a él como un sueño, un precioso sueño que nunca tendria que ocurrir pero si lo estaba haciendo, se estaba desarrollando y por mas que observase que era real como la vida misma y que no podia controlarse intentaba evadirse de la realidad asi pensando su él mas profundo que todo era un sueño que tarde o temprano terminaria.

Era un esclavo, un esclavo de si mismo, de sus propios instintos pero en aquel momento aunque algo en él le decia que no, nisiquiera la podia escuchar, ni siquiera lo podia oir, todo aquello era tapado por aquellos fuertes sentimientos hacia ella. Moviendose por el piso mientras la seguia besando ahora en los labios de nuevo , dirigiendose a paso lento y "intentando" esquivar todo lo que se ponia en su camino, aunque no era asi ya que se estaba llevando casi todo lo que habia por medio, en aquellos momentos era lo que menos le importaba, destrozar el piso de Daphne no era nada de lo que le importase mucho. Una vez estando al lado sofa , la tumbo sobre el y se coloco sobre ella, con una de sus manos y agarrando el sujetador se lo quito de un tirón, en aquellos momentos no se iba a poner a desabrochar nada, simplemente ahora en su mente se plantaba una imagen, la de Daphne desnuda y queria observarlo en la realidad, tras arrancar el sujetador de golpe y lanzarlo un par de metros de distancia de donde estan ellos poso una de sus manos se posaba sobre uno de sus desnudos pechos mientras su mirada seguia fija en aquellos brillantes ojos verdosos, el corazón le latia aún rapidamente por aquel momento de pasión que estaba teniendo, no era consciente pero si sabia que hacia unos cincuenta años que no se acostaba con una mujer y que tras aquellos largos y largos años lo iba a hacer y no con alguién cualquiera, si no con alguién que era identica a su fallecida mujer, que era una descendiente suya y que ambos se encontraban bajo los sentidos de sus instintos mas basicos de los vampiros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Vie Nov 19, 2010 6:08 pm

Mi cuerpo se estremece ligeramente al notar la mano de Lucius de nuevo sobre mi mejilla, notando como está se desliza suavemente por mi piel mientras rodeo con mis brazos su cuello para pegarme más a él al tiempo que mis labios sigues acariciando los suyos fundiéndose en un apasionado beso. Cuando noto como comienza a darme besos por mi cuello lo ladeo un poco para dejarle vía libre para a continuación inclinar yo también la cabeza besándole el cuello. Un escalofrío me recorre por la espina dorsal al sentir sus manos sobre mi cadera, notando como me va quitando la camisa, no pongo resistencia alguna, después de todo ahora no era yo misma sino una criatura dominada por sus instintos más primarios, mi capacidad para razonar lo que estaba bien o mal se encontraba completamente anulada, sólo quería sentirle a él en todo momento.

Mi piel choca contra el frío aire de mi piso haciendo que me pegue más a Lucius volviéndole a besar en los labios mientras nos movemos a tientas sobre el salón del piso arrastrando todo aquello que se interpone en nuestro camino. La capacidad para eludir los objetos que nos entorpecen también estaba bastante limitada puesto que apenas nos separábamos dos segundos, el resto no importaba. Cuando caemos sobre el sofá mis manos se deslizan hasta el pecho de Lucius para quitarle la camisa dejando su pecho al descubierto dejando que un leve siseo salga de mis labios cuando me quita el sujetador y mis manos se deslizan por su pecho acariciándolo suavemente antes de volver a besarle con mis ojos fijos en los suyos. Mientras msi labios descienden lentamente hasta su cuello dándole pequeños besos.

En mi mente no cabía lugar para sentirse culpable ni mal por lo que estaba sucediendo, aunque una parte de mi cerebro, una muy pequeña era consciente de que cuando todo esto pasase nos sentiríamos culpables y tomaríamos plena consciencia de lo que había sucedido, pero hasta que llegase ese momento el remordimiento por lo que estábamos haciendo no existía, al igual que no existía el malestar por estar besando a un familiar o cualquier otro impedimento moral, lo único que mi instinto registraba era el deseo y el placer.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Sáb Nov 20, 2010 6:34 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Dom Nov 21, 2010 2:41 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Dom Nov 21, 2010 5:33 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Dom Nov 21, 2010 9:00 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucius M. Crowe
Auditore
Auditore
avatar

Mensajes : 170
Puntos : 325
Fecha de inscripción : 13/07/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 22, 2010 12:38 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daphne Blackwel
Sforza
Sforza
avatar

Mensajes : 127
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 27/08/2010

MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   Lun Nov 22, 2010 10:02 pm

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)   

Volver arriba Ir abajo
 
Piso Rue Decatur, 13, 5º (Ático)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» JORNADA 7: ATLÉTICO DE MADRID - NÁPOLES
» Se funda el Club Atético Villarrobledo
» PNL para la mejora del abastecimiento energético de España (GOBIERNO)
» Camisetas Atlético de Tucumán 11/12
» Presupuesto Atlético Tucumán (T8)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Lune Noire :: Barrio Frances :: Zona Residencial-
Cambiar a: